Fotoguiarios Logo Small

Opinión

  • Adiós pescador, adiós

     Adiós pescador, adiós

    El despertador sonaba a eso de las tres de la mañana, pero sobraba, yo solía llevar despierto el mismo tiempo que llevaba entre sábanas; aquellas eran noches de vigilia, y antes, tardes de preparativos, de todas ellas había una que estaba por encima de todas, la apertura de la trucha. El día de antes íbamos al Henares o al Arroyo del Zaire a pescar bogas y cachos, luego las dejábamos toda la noche en un rejón dentro del agua, y ya de camino al recién llenado Embalse de Beleña metíamos los peces en un bidón y el machacante soniquete del oxigenador nos acompañaba hasta que llegábamos para coger sitio a horas en las que no estaban puestas ni las calles.

  • Asóciate o caduca

    Asociate o caduca

    Pesca y asociaciones No voy a decir nada que nadie no sepa, mil hacen más presión que uno, y tal vez sea por esta obviedad por la que sea necesario que te asocies. El asociacionismo en estos tiempos parece que está de enhorabuena, independientemente de las ideas políticas que cada uno profese, no cabe duda que son tiempos dulces para la movilización social, desde el Foro de la Familia a la transformación de los movimientos vinculados al 15M en un partido político, la calle ha sido tomada por la sociedad, ¿y qué ha sido de los ríos y los pescadores?

  • En Busca de la Licencia Perdida

    En busca de la licencia perdida

    A mediados del mes pasado, coincidiendo con la publicación de la Orden de Vedas de Pesca de CyL 2015, la junta hizo pública su intención de recuperar 80.000 licencias perdidas entre 2004 y 2013, lo que representa 40% de las que había al inicio de este periodo. Pero ¿por qué a la gente no le resulta atractivo coger la caña de pescar y acercarse a ríos y embalses?

  • Moscas, mentiras y vídeos de youtube

    Moscas, mentiras y vídeos de youtube

    Apenas me he dado cuenta, pero la semana pasada hizo un año que este sitio empezó a funcionar. Un proyecto que nunca jamás hubiera imaginado ninguna de las mañanas en las que durante casi toda mi vida, prendía una bola de papel para encender la fragua, aún tengo mono de carbón y martillo. Todas esas mañanas forjaba rejas, puertas, barandillas, esculturas, objetos que a golpe de martillo iban apareciendo de una humilde pieza de acero, y al compás de la música del yunque, un niño se convertía en adulto. Y entre golpe y golpe de martillo, imaginaba como iba a ser la tarde, porque aquel trabajo que tanto me gustaba, tenía otra gran recompensa; todas las tardes podía ir a pescar.

  • Por mi y por todos mis compañeros

    Por mi y por todos mis compañeros

    Cuando era pequeño, la noche caía, y ya estábamos de vacaciones, jugábamos al escondite apoyados contra una columna del edificio en el que vivía. Aquel poste, también era el pilar en el que se sujetaban todos nuestros sueños infantiles que no eran mucho más importantes que poder acostarnos más tarde en aquellas calurosas noches de verano, o que nos dejaran bajar solos al río a pescar y bañarnos. Había una fórmula mágica en aquel juego “por mí y por todos mis compañeros”. Con aquella letanía, liberabas del castigo a tus amigos, y les dabas una nueva vida.

  • Por qué pesco con mosca

    Por qué pesco con mosca

    Uno nunca sabe cuáles son las preguntas más importantes en su vida, y mucho menos las respuestas. Por eso, cuando Juan Antonio me preguntó por qué pescaba con mosca, no le supe contestar.

    Ya en casa y con más tiempo, me puse a pensar sobre esa cuestión. ¿Qué hace que gran parte del tiempo que estoy despierto la pase pensando en ríos, truchas y moscas, recordando lances, haciendo un recorrido mental por cada uno de los rincones del río, ésos en los que un no pescador simplemente vería agua y en los que nosotros, los pescadores de mosca, descubrimos palos, piedras, ramas, corrientes y, en última instancia, truchas? No fui capaz de llegar a ninguna conclusión, estaba en blanco, no sabía cómo dar respuesta a una pregunta que ha marcado mi vida desde niño.