Fotoguiarios Logo Small

En busca de la licencia perdida

A mediados del mes pasado, coincidiendo con la publicación de la Orden de Vedas de Pesca de CyL 2015, la junta hizo pública su intención de recuperar 80.000 licencias perdidas entre 2004 y 2013, lo que representa 40% de las que había al inicio de este periodo. Pero ¿por qué a la gente no le resulta atractivo coger la caña de pescar y acercarse a ríos y embalses?

Una población envejecida

licencias pesca espanaBuena parte de los amigos de mi padre, pescaban, la mayoría están muertos. Ninguno de mis amigos del barrio pesca ¿Cómo se genera una brecha tan grande? Una de las diferencias principales entre su generación y la mía, radica en nuestro lugar nacimiento, casi todos habían nacido en un medio rural en el que apenas existían posibilidades de ocio y sin lugar a dudas para muchos, el río lo era, aparte de un recurso en las mermadas despensas de sus casas, y era algo que se enseñaba de generación a generación, siempre entre hombres, claro. Yo sin embargo vine al mundo en una ciudad, en la que a los pocos años de nacer se prohibió el baño en las aguas del Río Henares por la contaminación de un polígono industrial. Sin ninguna duda el hecho de tener una masa de agua de calidad a mano, fue determinante para que toda una generación se aficionara a la pesca y es posible que algunos de ellos, al igual que los amigos de mi padre, jamás vuelvan a renovar sus licencias.

Pero no hay que ser simplista, ese no es el único factor que ha hecho que en los ríos se vean cada vez menos cañas, el triangulo pérdida de hábitat, repoblación, sartén, hizo daño, mucho. Primero nos cargamos el medio, después ante la bajada de capturas pedimos repoblaciones, luego nos las comimos y sin darnos cuenta generamos un ciclo constante que machacaba el río, con los años llegaron las sucesivas crisis y las administraciones dejaron de echar carne, y se comenzó a oír eso de; como ya no repueblan no me merece la pena ir al río para sacar dos truchuelas, y así otras pocas cañas se quedaron en el armario. La pesca sin muerte en muchos sitios pasó de ser una elección personal, a obligación vía legislativa y con esto se acabó de llenar el armario de las cañas perdidas.Pero no seamos cortos de miras, el problema no es tanto lo que perdemos, si no lo que dejamos de ganar.

Esquía chaval, es guay

mujer pescando moscaHace varios años, cuando regresaba de pescar acompañado por Radio5, escuché una entrevista que me asalta con frecuencia cuando salen estos temas. No recuerdo el nombre del entrevistado, pero sí recuerdo que era algún cargo importante cuando se creó Aramón. Este hombre contó como lo hicieron para generar la actividad de ocio masiva que es hoy el esquí. Primero hubo que quitarse el estigma de actividad elitista que hasta entonces rodeaba al esquí, después generar una necesidad; ¿por dónde empezaron? Por donde se empiezan las cosas, por los niños. Con la ayuda de los organismos oficiales necesarios se inventaron la semana blanca y llenaron las pistas del Pirineo de escolares que ahora, veinte años más tarde enseñan a sus hijos en esas mismas pistas, con un impacto económico que es el motor principal en varías comarcas del país.mujer pescando mosca

Cien, el doble de cincuenta

¿Qué error hemos cometido los pescadores, para que a estas alturas, en una sociedad en la que la mujer está presente en la mayoría de las actividades, aún no haya llegado al río? Ver una mujer pescando en España, sorprende, son una minoría dentro de un colectivo que las necesita. No es sano que ellas no estén entre nosotros, como iguales, no es lógico que no hagamos nada para que el 50% de la población se incorpore al mundo de la pesca. Me muero de envidia cuando veo familias que hacen trekking juntos, piragua juntos, esquí juntos. En esto envidio a los americanos y sus 33 MM de licencias entre los mayores de 16 años, y más cuando veo con total normalidad a mujeres pescando. Hagamos de la pesca una forma de ocio familiar, que no tenga que volver a escuchar lo de "yo cuando era pequeña pescaba con mi padre, pero luego..." hagamos entre todos de la pesca algo "cool" y atractivo, que no aburra, para que una vez comiences en esto, sea cual sea tu sexo, no lo dejes nunca.

A aprender, a la escuela

luis quesada charla ninos No nos engañemos, si queremos hacer de la pesca una actividad respetable y respetada hay que ir a la escuela. Si queremos hacer de la pesca un hobby vivo, y un motor económico básico en comarcas deprimidas, que tienen en sus ríos y embalses un tesoro aún por explotar, tenemos que ir al colegio. Si la junta de Castilla y León o cualquier otra, quiere recuperar las licencias perdidas, que no mire para arriba, que mire hacia abajo, pues le va a resultar mucho más fácil enganchar a aquellos que están deseosos de nuevas experiencias, que a los que añoran un pasado que se fue para no volver. En definitiva, cualquier administración que quiera poner en valor la pesca como actividad social y económica, que vaya a los colegios e institutos, que se deje asesorar por asociaciones que ya realizan este tipo de actividades con niños, y cree programas conjuntos que vayan más allá de la pesca y sean mucho más potentes que las actuales Aulas del Río de CyL, o la Escuela Regional de Pesca de Uña, en CLM, y se planteen verdaderos campamentos, con alojamientos y monitores subvencionados como en su día se hizo con él esquí, o la gratuidad de la licencia para menores de 14 años, entendiendo estas subvenciones como una inversión a futuro, que se ha de recuperar con esos mismos niños como adultos pescadores que destinarán parte de sus ingresos a su afición preferida, la pesca.

Aunque parte de esos niños no se incorporen a la cohorte de pescadores, no será un dinero perdido, pues dichas actividades han de ser por encima de todo, actos de educación ambiental cuyo vector principal ha de ser el río, pues por encima de todo, jamás hemos de olvidar que sin cauces sanos no hay nada.

 

Jesús Carmona “Calambres”, cofundador y director técnico de www.fotoguiarios.com.

Tags: Pesca niños, Opinión