Fotoguiarios Logo Small

TU VIAJE CON fotoguiarios

Visita nuestro blog en el que vas a encontrar todo tipo de historias relacionadas con la pesca a mosca, la gestión de aguas, el montaje de moscas artificiales, así como artículos de opinión o noticias de lo sucede alrededor de nuestra afición. También podrás leer artículos de nuestros invitados, algunos der ellos reconocido pescadores de mosca de España.

 

riberas verde jarama angler jarama river spain

Cómo y por qué de mi equipo de pesca

La Ley de Hlade

El 2 de agosto de 1993, en el PRYCA que había junto al estadio José Zorrilla, compré un ejemplar del libro “La Ley de Murphy”. A las pocas horas, junto con otros compañeros de cuartel, dimos varias vueltas de campana dentro de un Opel Corsa a la entrada de Medina de Rioseco. ¿Casualidad? De entre todas las leyes, axiomas y corolarios que se encontraban impresos dentro de ese libro, hubo uno que a mí me gustó especialmente, la Ley de Hlade, que venía a decir: “Si tiene una tarea difícil, confíesela a un hombre vago, él encontrará la forma más fácil de hacerla”. Más allá de la gracieta, en esta frase se encuentra un modo de afrontar las cosas basado en buscar planteamientos lo más rectos posible a la hora de realizar trabajos, resolver problemas o, por qué no, afrontar los dilemas y obstáculos en una afición como pueda ser la pesca con mosca. Curiosamente este modo de plantear las cosas es muy cercano a un principio que está patente en la naturaleza y en la inmensa mayoría de los animales, el del esfuerzo/recompensa, y eso es algo que todos los días vemos en cuanto ponemos un pie en el río. ¿Dónde comen las mejores truchas? Casi siempre en sitios donde la comida sea abundante y no tengan que pelearse con el tiro de un gran chorro, lugares en donde les baste con un pequeño desplazamiento para engullir el alimento que porta la corriente.

Caña larga Vs caña corta

La semana pasada, a raíz de un comentario en el muro de facebook de unos amigos respecto a un modelo de caña en particular, tuve una agradable enganchada sobre las virtudes y desventajas de las cañas de mosca largas con respecto a las cortas y viceversa, para pescar exclusivamente truchas a seca. Esta conversación tiene sentido principalmente si solo tienes una caña, ya que de otro modo eliges el modelo y tamaño en función del río y el tramo, y por supuesto que vaya por delante que estas son decisiones muy personales y que en muchos de los casos buscamos soluciones al mismo problema de modos diferentes y la mayoría de las veces lo conseguimos. Dicho esto y a partir de aquí comienza mi defensa de las cañas pequeñas para pescar truchas a seca.

Las otras pescas (Sucedaneos)

Hacía mucho tiempo que no estaba quince días sin vadear estando la veda de la trucha abierta. Yo, que siempre he condicionado todo en mi vida a la pesca y las truchas, desde mis trabajos a las relaciones personales, no tengo por costumbre estar tantos días en el dique, pero ahora que ando con la pata escacharrada, no me ha quedado más remedio que abandonar el wader y reposar, lo justo eso sí. Siempre procuro tener un sucedáneo que me haga feliz y por momentos me borre de la memoria esa febril sensación de estar con el agua por el pecho delante de una trucha que no para de cebarse.

Resurección

Se sentó en la silla con bastante dificultad, todavía, los puntos de su ingle estaban demasiado frescos, apenas habían pasado cuatros días desde la operación. El doctor levanto la cabeza de los papeles que leía y con una sonrisa comento:
- Todo perfecto, la operación ha salido bien ¿Cómo te encuentras?
- Esto duele bastante y por si fuera poco el pelo al salir pica mucho, eso es lo que peor llevo.- Y ambos se rieron.
- Bien. Llegados a este punto y viendo los resultados de la biopsia deberíamos de comenzar con el tratamiento cuanto antes.
- ¿Cuantos días tenemos para empezar?
- Como máximo seis semanas.
En ese momento hubo un pequeño silencio y el gesto de aquel hombre no dejaba dudas de que estaba realizando un cálculo mental.
- ¿Pasaría algo si empezamos en la séptima semana? -Y en la cara del doctor se marco un gesto de sorpresa.
- Pasar, pasar, no es que pase, pero estos tratamientos cuanto más cercanos a la intervención más eficaces se muestran.
- Ya ¿pero se podría empezar en la séptima semana?- Insistió el paciente.
- Si, se podría hacer, pero no es lo indicado, hay más riesgos ¿qué es lo que ocurre para no hacerlo antes?
- Es mejor que no se lo cuente doctor, por qué seguro que se enfadaría, pero necesito empezar después del tres de abril.
Y así paciente y un estupefacto doctor convinieron que el tratamiento comenzaría el jueves siete de abril, exactamente cuarenta y nueve días después de la operación.

Tres días con Luis Quesada

Me costaría mucho recordar cuándo fue la primera vez que oí el nombre de Luis Quesada, probablemente lo leyera en alguna revista de AEMS, aunque no me cuesta en cambio recordar cuándo fue la primera vez que le vi, a finales del siglo pasado en una de las cenas que por aquel entonces organizábamos llegando las navidades. Uno que en aquellas veladas compartía mesa con dos ilustres Luises, Antúnez y Quesada, no podía sentirse más afortunado, era para mí una experiencia esperada durante todo el año, tener a un lado a uno de los pioneros hispanos de la pesca con mosca moderna, y al otro a uno de sus mejores cronistas. De todos los comensales yo era habitualmente el más joven con diferencia, y cuando en todas las despedidas se oía aquello de “a ver si el año que viene pescamos juntos”, las mariposas revoloteaban de ilusión en mi estomago como si fuera lo que realmente era, un chaval al que le estaba empezando a salir la barba. Por suerte para mí, aquellos propósitos se cumplieron.