Fotoguiarios Logo Small

TU VIAJE CON fotoguiarios

Visita nuestro blog en el que vas a encontrar todo tipo de historias relacionadas con la pesca a mosca, la gestión de aguas, el montaje de moscas artificiales, así como artículos de opinión o noticias de lo sucede alrededor de nuestra afición. También podrás leer artículos de nuestros invitados, algunos der ellos reconocido pescadores de mosca de España.

 

riberas verde jarama angler jarama river spain

A montar moscas toca

Lo cierto es que, sin darme cuenta, ya han pasado más de treinta años desde aquellos primeros días en los que un niño largo y flaco robaba las plumas que había atadas al final de un palo con las que aquella mujer, cada mañana, retiraba la imposible capa de polvo que de un día para otro supuestamente se formaba sobre los trofeos que su hijo el mayor ganaba a la carrera, mientras el pequeño, ladrón, con el traje de aquel pollo y más ilusión que talento intentaba hacer algo que pescara.

atar moscas chileY casi también sin darme cuenta ahora soy yo el que cada día gasta menos pelo y está igual de flaco, pero ya un poco menos largo, y sigo siendo un apasionado de esto que llamamos montar moscas, o atar, como dicen al otro lado del charco. Pero si miro a mi alrededor veo que todo ha cambiado mucho, y en general a mejor para todos los que se inician en esto del montaje.

EL Rancius

Los que hayan leído este blog en su anterior etapa ya sabrán que al que escribe le gusta mucho el olor a moho, a viejo, puede que a rancio incluso, probablemente a uno los recuerdos de adolescencia se le quedan grabados con el brillo que te dé tener todo por delante, pero con cuarenta y cuatro empiezas a ver cómo son muchas las cosas que marchan por un camino que aunque no te guste no tienes otro remedio que hacer. Creo que es por eso por lo que me gusta tanto volver a mis quince años.

moscas pla calambres Ya he dicho en alguna ocasión que yo comencé a montar porque leí en “La enciclopedia de la pesca” que las moscas las hacían las personas y no las máquinas, y ese pequeño párrafo cambió mi vida. Con el plumero de mi madre y dos o tres anzuelos de ojo que tenía mi padre por la caja de pesca, y con los dedos como torno, hice mi primera mosca ahogada. Usando como modelo los tres aparejos desvencijados de bola que había por la chistera de mi padre, pescador de cebo, intenté sacar algo parecido con hilos de coser, y si bien con el cuerpo no me fue mal, el collar fue algo imposible. A mis once años no sabía que tenía que arrancar las fibras del raquis para conseguir montar un collar, y lo que hacía, ahí es nada, era seleccionar una a una las puntas de las plumas, desnudaba la parte baja del raquis y eso es lo que ataba, una media luna de puntas de pluma. De este modo, y con el nudo que se utiliza para atar la ova al hilo, conseguí hacer algo a lo que ya podía llamar mosca y que después de muchos y muchos intentos conseguí que pescara. Pero con esta técnica el plumero me duró muy pocas semanas, al igual que los tres anzuelos, por lo que tuve que invertir la escalofriante cifra de cinco pesetas para que en la difunta armeria Atenas me dieran tres anzuelos Mustad 540 y convencer a mi madre de que comprara otro plumero de gallo de la india. Aunque mi gran revelación llegó cuando un amigo de mi padre, que ese sí que era pescador de bola, me explicó cómo tenía que montar las fibras. Ese día vi la luz. El gasto en plumeros me parecía desorbitado hasta que descubrí lo que costaba un mazo de pluma de gallo de León en la armería Aclis. Allí también aprendí a diferenciar entre colgadera y riñonada, los diferentes tonos de los pardos e indios, y que había hilos que eran específicos para hacer moscas, y sobre todo aprendí que me era mucho más barato robar el material que comprarlo, por lo que hacía que me acompañara algún chaval del barrio o muchos, cuantos más mejor, para la maniobra de despiste en el angosto mostrador de aquella vieja armería cada vez que iba a darles el palo. Todo aquel material que fruto del latrocinio o la compra atesoraba en una caja de pastas de té lo utilizaba después para vender moscas a la armería de enfrente. Con el tiempo he purgado mis pecados invitando a cervezas a la hija del dueño, que era quien me atendía, y echándonos unas risas a costa de aquellos días. moscas pla jesus carmona Al poco me enteré de que el camarero del bar del Instituto Luis de Lucena tenía un torno bajo el mostrador y en la horas libres entre clase y clase hacía moscas. Creo que obvia decir en qué instituto estudié. Me tiré las huelgas de finales de los ochenta en aquel mostrador montando moscas ahogadas junto a Pepe, con portabobinas de alambre enrollado y torno de alicate. Él fue quien me trajo mi primer equipo de cola de rata desde La Coruña unas navidades que fue a ver a su suegra, y fue él también quien me habló de las plumas del “Antúnez” el de AEMS, uno que criaba gallos en Peralejos. Aquí se las vendía un tal Paco Pepe. Y fue de este modo como hace treinta años me planté en el local donde se juntaba el comité local de AEMS en Guadalajara preguntando por el señor que vendía las plumas de gallo de Peralejos, y en aquella mesa me senté para no levantarme jamás, y todo por un puñetero párrafo en un libro.

Sentado a aquella mesa aprendía a montar moscas secas, con los patrones que venían en un manuscrito fotocopiado (cuánto me gustaría poder volver a encontrar un ejemplar), que rodaba de mano en mano con montajes clásicos, del Gallero y de Paco Pepe, comprando materiales fuera de España en pedidos que en ocasiones se demoraban más de medio año y que te llegaban con sellos de Guadalajara, México, y sobre todo aprendí que el proceso de aprender a pescar era algo muy lento e infinito.

Montar en tiempos modernos

Desde que Facebook llegó a nuestras vidas, la pesca con mosca es otra. Internet en general y la red de Zuckerberg en particular, han socializado y han dado a muchos montadores anónimos la posibilidad de mostrar sus moscas a miles de pescadores más allá de su entorno. Un montador de Suiza puede intercambiar fotos y conocimientos con uno de Mongolia, sin apenas conocerse. Es tal el talento que se ve en los muros de mucha gente que a uno le pueden faltar horas en el día para intentar seguir los pasos a todos. Me habría encantado ser novato en esta época donde todo es fácil (por suerte para ellos y para todos) y en donde por lo general la gente es amable, a pesar de algunos trolls, profetas y advenedizos. A mí personalmente me ha dado la oportunidad de “conocer” a grandes montadores que incluso aunque sus moscas no las utilice para pescar, el modo y la técnica con las que están hechas me parecen muy interesantes. Y con esta ventana al mundo me es imposible abarcar tanto conocimiento, pero se corrobora algo que siempre he pensado, por lo general todas las moscas pescan, se monten como se monten, y la parte molona de todo este asunto es hacer las imitaciones que más se adapten a tu modo de pescar.

FlyMad

fly mad madrid¡Y ahora llega el FlyMad! A partir de este viernes y hasta el domingo se celebrará por tercer año consecutivo (segundo con esta denominación) el certamen de montadores de moscas de Madrid, incluido dentro de Cinegética, feria de la Caza y de la Pesca, en IFEMA Madrid. Probablemente se trate del evento de montaje con más repercusión de los que se celebran en España, aunque no sea como a muchos nos gustaría, que estuviera dentro de una feria de pesca exclusivamente y al que acudieran invitados montadores internacionales de reconocido prestigio (hay que ser realista, el sector de la pesca en este país no tiene la entidad suficiente como para celebrar su propia muestra, salvo que sea con el patrocinio de algún organismo público), y mientras que eso llega es muy de agradecer que Canal Caza y Pesca organice este evento, en el que se podrá ver a montadores variopintos, de secas, ahogadas, streamers y salmón, llegados desde diferentes puntos de España.

Yo por mi parte, que soy uno de los seleccionados por la organización para estar a los tornos, pasaré allí la tarde del viernes y el sábado, y estaré encantado en saludar a los que os paséis por el stand del evento. Eso sí, antes de esto pasaré por casa de mi octogenaria madre a ver cómo se encuentra, y cuando no se dé cuenta le sisaré unas plumas de su plumero de gallo de la india por si me hacen falta...

 

Jesús Carmona “Calambres”, cofundador y director técnico de www.fotoguiarios.com.

Tags: montaje moscas, Moscas PLA