Fotoguiarios Logo Small

TU VIAJE CON fotoguiarios

Visita nuestro blog en el que vas a encontrar todo tipo de historias relacionadas con la pesca a mosca, la gestión de aguas, el montaje de moscas artificiales, así como artículos de opinión o noticias de lo sucede alrededor de nuestra afición. También podrás leer artículos de nuestros invitados, algunos der ellos reconocido pescadores de mosca de España.

 

riberas verde jarama angler jarama river spain

Mi Patagonia

Es cierto, he tardado mucho en escribir, tal vez sea porque tardé mucho en llegar, o simplemente, que ya comienzo a adaptarme, a sentirme a gusto y uno más en este lugar. Sea como fuere, aquí estoy de nuevo, con la primera entrada que tecleo íntegramente desde mi nueva casa, Salmo Patagonia Lodge, y lo cierto es que siendo pescador a mosca no se me podía ocurrir un lugar mejor al que mudarme, pero dejemos eso para luego.

 

mirador salmo patagonia lodgeSi simplemente dijese que Patagonia es un lugar maravilloso, me quedaría muy corto. Mis únicas referencias patagónicas venían de los libros de Luis Sepúlveda que leí poco antes de venir, gracias Raspa por mostrarme ese camino, y de los documentales de La 2, con los que llevo dormitando toda la vida. En los primeros se hablaba de sus lugares y sobre todo gentes, gente que se presenta con nombre y apellidos y siempre que te ven te dan un apretón con unas manos recias y poderosas, nada que ver con la languidez a la que estoy acostumbrado. Aquí la gente se describe con sus manos y su mirada, esa que no te pierde ojo mientras hablas con ellos, en un idioma que aún siendo el mismo que el mío es tan diferente que mucha ocasiones me cuesta seguir las conversaciones; el acento, absolutamente nuevo, cantadito le dicen aquí; las palabras, como sacadas de otro diccionario que no es el que tengo en casa, y con giros tan completamente nuevos que hacen que aquellas palabras que si conozco signifiquen cosas completamente distintas. pumas patagonia coyhaiqueYa sé que todo esto que estoy contando para lo que estáis acostumbrados a viajar no es ninguna novedad, pero para alguien como yo, que no me prodigo mucho fuera de España y que jamás había cruzado el charco, es, a pesar de ya saberlo, un precioso descubrimiento, el de la aventura del idioma, pero no el de un turista, si no el de alguien que está aquí para vivir entre ellos y entenderse con ellos. La mayoría de la gente que he conocido hasta ahora, son aquellas personas que de un modo u otro han participado en la reforma del lodge, gente de oficio con la que alguien como yo, que antes de meterme de modo profesional en el mundo de la pesca a mosca, trabajaba el hierro a martillo y fuego, tienen mucho en común. Aunque tengo que decir, y sin intención de ofender a nadie, que me cuesta mucho entender su modo de trabajo, hasta donde he visto, más basado en el aquí te pillo aquí te mato, que en la previsión, pero aún así, me gusta ayudarles siempre que puedo, toda mi vida he trabajado con mis manos, y eso es algo que no estoy dispuesto a perder, y eso, me da la oportunidad de conocer de verdad como son una parte de los habitantes de Coyhaique.

Llegaré a integrarme con esta gente, pero realmente a lo que aspiro es a desintegrarme en esta tierra y este aire. Aspiro a que estos parajes me resulten tan familiares y propios como lo son las Alcarrias, el Tajo, o el pico Ocejón. Sin lugar a dudas, atravesar un bosque de lengas y coihues centenarios, hasta llegar a un lago en un “campo” propiedad del lodge, ha sido una de las experiencias más bellas que he vivido en la naturaleza hasta donde puedo recordar. Estos gigantes carentes de corteza y de tronco retorcido, como si un dios hubiera torneado en ellos un salomónico agarrándolos con sus manos por raíz y copa y, torsionándolos en sentidos opuestos, son los árboles más bonitos que nunca he visto, y pasear solo entre ellos un motivo suficiente como para venir hasta aquí. Mis amigos de www.senderismoguadalajara.es, tendrían que vivir mil vidas para contar las mil rutas, las mil cascadas, montañas, o volcanes que me rodean. Porque aquí todo es a lo grande, exagerado, y en cada trayecto en busca de un nuevo río, se te cae la baba a la vuelta del camino, ya que las carreteras de aquí, son los caminos de allí. Y cada vez que me monto en uno de nuestros todo terrenos, y nos salimos del valle del Simpson, igual de bello que el resto de los lugares de aquí, aunque más tocado por la mano del hombre, pienso que me voy a encontrar con Clint Eastwood vestido de reverendo a lomos de un caballo tordo repartiendo justicias con el astil de un hacha, o a Glenn Ford al galope tendido con la intención de fundar un periódico en una ciudad en construcción, porque no me cabe duda de que si John Ford hubiera nacido en Chile, el paisaje de sus películas sería la Patagonia.rio simpson coyhaique Es muy difícil para alguien como yo, que creció al son que cada sábado por la tarde marcaba el percutor de un Colt, no ver en cada uno de los rincones de esta tierra referencias al western. Arroyos y ríos en los que imaginar a buscadores de oro borrachos como cubas, ruinas de casas de madera comidas por el fuego como si el ejercito confederado hubiera pasado por allí arrasando con todo, o grandes rebaños de vacas en el fondo de un valle, que pacen tranquilas sin saber que una banda de cuatreros espera la señal para llevárselas, marcarlas de nuevo y venderlas al mejor postor al sur de Río Grande. Cada vez que circulo por cualquiera de los caminos que hay aquí, todas estas imágenes se me vienen a la cabeza, y en su aire aún se respira el aroma de unos pioneros que a la fuerza, hicieron de este un país mestizo.

Y por supuesto, la pesca. Desde que estoy aquí, creo que he tenido más peces en la mano que en los últimos dos años. Todo lo que he contado antes son sensaciones mías que no aspiro a que nadie las entienda, pero hay una cosa que tengo clara que todos los que sois pescadores podéis entender, y es la siguiente: esto es otro planeta.

rio simpson pasadaA los pescadores que hayáis llegado hasta aquí, siento defraudaros, pero creo que lo voy a dejar para otro momento, esto es ya muy largo, y como comience a hablar de pesca, lo va a ser más aún, y hay mucho que contar, pero eso sí, prometo que la próxima entrada será solo de pesca y no voy a tardar otro mes más en escribirla.

Y ahora creo que me voy a salir a la puerta de la cabaña a apurar la taza de ron con la que escribo, mientras me fumo el último cigarro antes de dormir y veo sobre mi cabeza la Cruz de Sur, ella siempre fue la referencia de los intrépidos.

 

Jesús Carmona “Calambres”, cofundador y director técnico de www.fotoguiarios.com.

Tags: pesca mosca chile, salmo patagonia lodge, pesca coyhaique, patagonia