Fotoguiarios Logo Small

TU VIAJE CON fotoguiarios

Visita nuestro blog en el que vas a encontrar todo tipo de historias relacionadas con la pesca a mosca, la gestión de aguas, el montaje de moscas artificiales, así como artículos de opinión o noticias de lo sucede alrededor de nuestra afición. También podrás leer artículos de nuestros invitados, algunos der ellos reconocido pescadores de mosca de España.

 

riberas verde jarama angler jarama river spain

Lanzad, lanzad, malditos

No sé si se trata de algo exclusivo de este país, algo que esté inculcado o adherido a nuestra cultura, a nuestros genes, o tal vez, sea algo más local relacionado con mi entorno, con la gente que me rodea, muevo o pesco. Para mi resulta común escuchar aquello de “yo eso no lo necesito”. Detrás de esta sentencia, cuando a objetos y cosas se refiere, es habitual encontrar a gente sencilla, personas que no tienden a acumular y no se afanan por estar a la última o sacar pecho por todo aquello por lo que han pagado demasiado más de lo que en ocasiones tienen.

Pero cuando de conocimiento hablamos, ahí, la cosa cambia mucho. Claro está, que uno no puede dominar todas las facetas de la vida, son tantas y tan extensas que a lo más que llegaría uno es a ser un diletante en el mejor de los casos, o un charlatán, si no se esfuerza lo suficiente. En la pesca con mosca es recurrente escuchar esta sentencia: en el montaje, en los equipos, pero por encima de todo, en el lance.

Lanzad, lanzad, malditos

lance mosca canalCuando nos plantamos en medio de un río o embalse con la intención de sacar un pez, tenemos que colocar nuestras artificiales en el lugar preciso para que estos puedan desplazarse a por ellas. En ocasiones son apenas tres o cuatro metros los que nos separan de nuestro objetivo, truchas a las que vemos comer en primer plano. Aunque otras veces la distancia a la que se producen las cebadas, es mucho mayor. Pero en el lance, no es solo una cuestión de distancia lo que va a condicionar nuestro modo de operar. Árboles, zarzas, o ramas, dentro, fuera y sobre el cauce, u orillas con elevadas pendientes a nuestras espaldas en los embalses, van a ponernos a prueba a la hora de hacer una buena presentación de nuestra mosca, determinando la técnica y forma de actuar. Es muy común que nos acostumbremos a pescar un escenario tipo. Los hay que solo buscan ríos anchos y abiertos, donde poder trabajar cañas y bajos más largos, y hay quien se especializa en pescar ríos pequeños y medianos con abundante maleza, donde las necesidades del lance son absolutamente diferente. Y es ahí cuando empiezas a escuchar eso de, “yo eso no lo necesito”, “a mi ese río no me gusta”, o “¿Para qué necesito hacer un lance a 25 metros?”. Yo soy el primero que en algún momento he dicho alguna de estas frases, o las tres juntas, intentando maquillar así mis dificultades personales para desenvolverme en determinados escenarios. Nunca he sido un buen lanzador en distancia, siempre lo he dicho. Me especialice en pescar ríos pequeños y enmarañados, donde saco un amplio repertorios de lances rodados y variantes personales para conseguir que mi mosca se cuele entre las ramas y pose en el lugar justo, me he hecho un “free style” de los lances de presentación. En cambio, cuando se trata de pescar grandes tablas paradas o embalse, yo, hago aguas por todos los sitios, porque no nos engañemos, 20 metros están a tomar por culo de donde estás tú, y eso, hay que lanzarlo. Recuerdo muchas truchas que se quedaron sin tocar por mi incapacidad para llegar con mi mosca a más de 15 o 17 metros con una presentación de calidad. Cuando pesco, abuso de mi estatura, cualquiera que haya ido conmigo al río puede dar fe de ello, pero eso no es suficiente para llegar a muchos peces cuando el río arde en cebadas más allá de Orión. Hay que ser realistas, lanzamos menos y peor de lo que pensamos. Estamos tan acostumbrados a nuestros ríos y equipos, que en el momento en el que nuestro compañero nos pasa su caña, o vamos a ver a ese amigo que hemos hecho por facebook y nos lleva a pescar a sus ríos, nuestros fallos y carencias se amplifican. En general le prestamos muy poca atención al lance, parece que no le demos la importancia que tiene, ya que al fin y al cabo lo que nos separa de los peces, es una buena técnica y una mejor presentación.

Lanzando, que es gerundio

CNL curso lance moscaLa verdad es que en algunos momentos de mi vida, la suerte y mis ganas, se juntan. Cuando fui en el mes de julio hasta Peralejos de las Truchas para realizarle una entrevista a Luis Antúnez (pincha aquí), vi algo prodigioso. Vi por primera vez una línea entera saliendo un carrete, mejor dicho, vi mi línea salir de mi carrete. Aquella experiencia me puso la cabeza del revés. Ver esa estela de color verde cortar el aire de modo tan elegante, ver posar una mosca allá del quinto pino, sin aparente esfuerzo, ver en vivo la facilidad con la que alguien realiza una doble tracción, fue algo que me impresionó. Enséñame a hacer eso Luis -así de escueta fue la frase-. Con toda la paciencia del mundo, Luis invirtió parte de su tiempo y energías en enseñarme el modo correcto de hacer un lance de doble tracción. Muchas veces lo había intentado, y muchas veces la descoordinación de mis manos se había estrellado contra un muro situado a unos 17 metros. Que te digan qué hacer y cuándo hacerlo es imprescindible para realizar un buen lance, y con esa lección aprendida comencé realizar lances más largos, en el río y en el canal del parque que hay detrás de mi casa, ya que para aprender y dominar un lance hay que practicarlo, no hay otro modo. Y por eso fue que hace dos semanas aparecí en el curso que la CNL, en colaboración con AEMS-Ríos con Vida, organizaron en el parque Juan Carlos I de Madrid, desde aquí reservo para la próxima edición. Cuantas más fuentes mejor, cuantas más referencias mejor, cuantos más lanzadores mejor. Ver la elegancia con la que gente como Víctor González o Raúl Portes (gracias especialmente a vosotros), entre otros muchos de los excelentes lanzadores que por allí pululaban, posaban sus moscas, o la facilidad y plasticidad con la que hacían metros, así como la precisión de sus lances de presentación, fue absolutamente revelador de todas las cosas que aún me quedan por aprender. Y algo se me debió de quedar porque por primera vez en mi vida, y con una caña que no era la mía (una Sage Method 590), saqué una línea entera de un carrete ¡Yuju!.

wulffY como parece que este año todo viene rodado, las cosas aprendidas junto a Luis y en el curso, están dando sus frutos. Este otoño los barbos extremeños han decidido que los paseos se los dan a 20 metros de la orilla, y no me cabe la menor duda que de no haber sido por lo aprendido en estos meses, lo más probable es que los días de pesca en el pantano, habrían sido días de bolo y merienda.

Si algún día estás paseando por Guadalajara y ves a un zumbao intentando hacer doble tracción en el canal de un parque, saluda, probablemente sea yo

 

Jesús Carmona “Calambres”, cofundador y director técnico de www.fotoguiarios.com.

Tags: pesca mosca, curso lance mosca, doble tracción