Fotoguiarios Logo Small

TU VIAJE CON fotoguiarios

Visita nuestro blog en el que vas a encontrar todo tipo de historias relacionadas con la pesca a mosca, la gestión de aguas, el montaje de moscas artificiales, así como artículos de opinión o noticias de lo sucede alrededor de nuestra afición. También podrás leer artículos de nuestros invitados, algunos der ellos reconocido pescadores de mosca de España.

 

riberas verde jarama angler jarama river spain

Caña larga Vs caña corta

La semana pasada, a raíz de un comentario en el muro de facebook de unos amigos respecto a un modelo de caña en particular, tuve una agradable enganchada sobre las virtudes y desventajas de las cañas de mosca largas con respecto a las cortas y viceversa, para pescar exclusivamente truchas a seca. Esta conversación tiene sentido principalmente si solo tienes una caña, ya que de otro modo eliges el modelo y tamaño en función del río y el tramo, y por supuesto que vaya por delante que estas son decisiones muy personales y que en muchos de los casos buscamos soluciones al mismo problema de modos diferentes y la mayoría de las veces lo conseguimos. Dicho esto y a partir de aquí comienza mi defensa de las cañas pequeñas para pescar truchas a seca.

Caña larga vs. caña corta

pesca mosca arroyos alcarriaDurante mi vida de pescador de mosca he tenido unas cuantas cañas y probado muchas más, desde aquella primera Berkley que me trajeron de La Coruña por 3.000 pesetas, hasta la actual Vision Nite, que uso generalmente; han pasado varias Sage, alguna Scott y una Winston por mi casa, más las que me han dejado probar, por lo general todas buenas cañas, pero con algunas me he sentido claramente más a gusto que con otras, y lo que también es obvio es que mi modo de pescar en todos estos años ha variado, desde que comencé se puede apreciar una curva descendente del tamaño de mis cañas. En mis primeros años de pesca era casi incuestionable que la caña ideal era una 9´ #5, muchas por no decir todas las segundas cañas que compramos todos eran ese modelo, tal vez era algo exclusivo de mi entorno, de Guadalajara, pero cada vez que me encontraba con alguien por el río era común que llevara esa medida, no sé de dónde salió esa idea, pero ahí sigue entre muchos a fecha de hoy. Me tiré diez años pescando con cañas de 9´ infralineadas, y la verdad como no tenía referencia con la que comparar, pensaba que tenía que ser así, los lances los hacíamos con el brazo pues la caña al no cargarse ponía muy poco de su parte, generalmente estaba cómodo en la media distancia o de punta, pero pescar en corto era una tortura, hasta que deje de hacer el mamarracho y compré una línea acorde con el calibrado que el fabricante había marcado para la caña, entonces la cosa comenzó a ir mejor, pero aún así al final de una jornada de pesca el brazo estaba más cansado que cuando salía de trabajar en la fragua un día entero con mi martillo de tres kilos. A pesar de todo con esas cañas fue con las que me empecé a meter en líos, en esos arroyos y ríos pequeños que tanto me gustan, o en el Henares y el Tajuña mucho antes de que los limpiaran (si alguien quiere conocer cómo estaban esos ríos hace años que pruebe a pescar en Romanones en el Tajuña o en Miralrío en el Henares). Maniobrar entre ramas, troncos y zarzas con esas cañas, requiere tener una percepción casi en 3D del río, en muchas ocasiones, tienes que improvisar lances que no están en los libros, que no son ortodoxos, y además muchas veces, tienen que ser largos, pues es el modo de poder hacer ángulos de lance más cerrado cuando las ramas bajas te obligan a ello. pesca mosca secaY así fue durante muchos años hasta que un día hicimos un cambalache de cañas y acabé con una Sage RPL 7'6" #5 que fue originalmente comprada para pescar el Tajo y que ya había demostrado por aquel entonces lo que era capaz de hacer en un río grande, ahora le tocaba defenderse en un cauce más acorde a su tamaño, y se abrió el mundo de nuevo. 45 centímetros menos volvieron a cambiar mi modo de pescar, muchas posturas con ramas a media altura que hasta entonces me veía obligado a hacer por arriba, comencé a pescarlas por debajo, el rodado y los lances cortados por detrás, laxos, me dieron, junto al tamaño de esa caña la oportunidad de afrontar sitios que antes me saltaba, cierto que en la pesca de punta pura perdí, eso es obvio, pero también lo es que representan un mínimo porcentaje de las aguas que pesco en general. Usar esta caña comenzó a ser habitual en cualquier río, grande o pequeño, los lances con los que yo pesco no son largos, rara vez más de quince metros y con esa caña los podía hacer sin problemas, por lo que no era extraño verme con ella en cualquier cauce truchero del Tormes al Cabriel. A pesar de todo aquella era una caña excesiva para los ríos y sobre todo para las moscas de aquí, así que fui probando con otros modelos en esos tamaños hasta que por fin encontré lo que buscaba.

Una caña redonda

pesca mosca seca arroyosUn día, un amigo, después de leer y releer mucho por internet apareció con una Vision Nite 7´6” #3, la probamos en el Tajuña. En general fue un mal día de pesca en el que yo iba con una Sage VT2 7´9” #3 y él con su caña nueva, con la que en un primer momento no se sintió cómodo, todo lo contrario de lo que me sucedió a mí, me dejaba su nuevo juguete y verdaderamente alucinaba con la capacidad de carga que tenía y lo fácil de manejar que me resultaba, buena y precisa en cualquier distancia y con una sensación de absoluta ligereza tanto en vacío como en acción de pesca. Ya casi de noche, vimos una cebada larga por encima de una ramas que colgaban sobre el agua “pesca con esta caña que yo a estas horas no veo” dijo él. Por la colocación de la trucha y el entorno, el lance tenía que ser un rodado de unos 12 metros cruzando la caña por encima de la cabeza para abrir el ángulo y esquivar el arbusto de la margen derecha que casi tocaba el agua, para que la mosca pudiera pasar pegada a la orilla, después de varios intentos que iban demasiado fuera, la pluma pasó por el sitio, y la trucha comió. Una súbita arrancada que sacó varios metros de línea del carrete, fue el comienzo de una pelea en la que la trucha buscaba todas las solapas que podía y yo hacía lo posible para que no llegara, con la garantía de llevar un 0.20 en punta y la potencia que desarrollaba la caña conseguí meter dentro de la sacadera una inesperada trucha de 45 centímetros, quedando así inaugurada esta caña. Al llegar al coche y cuando ya habíamos recogido, mi amigo cogió la caña y me dijo “tío, yo con esto no me encuentro a gusto, pero en cambio a ti te he visto disfrutar pescando, así que quédatela y si eso de aquí a que te mueras me la pagas…” Uno de los mejores regalos que me han hecho en mi vida.

vision nite calambresA fecha de hoy tengo cinco cañas en casa que van desde los 9” a los 7´6” y me sobran, si bien es cierto que en ocasiones me da la ventolera y cojo alguna de las largas, lo más habitual es verme siempre con la Nite en cualquier sitio, esa que ha sacado peces grandes desde el Míño al Tajo donde al fin y al cabo podría pescar con cualquier longitud de caña, pero que cuando los cauces se cierran me da una ventaja y capacidad de maniobra que no podría obtener con las otras más largas. Este pequeño juguete es sin duda mi caña de cabecera.

Por cierto, después de una segunda cata de la caña, mi amigo se volvió a comprar otra.

 

Jesús Carmona “Calambres”, cofundador y director técnico de www.fotoguiarios.com.

Tags: cañas mosca, arroyos, ríos pequeños, Equipo pesca mosca